El mundo aún no reconoce que el Estado de derecho en Nicaragua volvió a ser desmontado. Y con las remesas de los emigrados no se puede mantener un país, dice economista.

«Los datos económicos, sociales y políticos de Nicaragua revelan una situación francamente preocupante: con una economía en declive, una bajísima credibilidad en las elecciones presidenciales del 7 de noviembre, con un solo candidato -que es el mismo Daniel Ortega- y una mayor diáspora tras las  detenciones de sus contrarios», dice a DW Ramón Casilda Béjar, economista y coautor del último informe sobre América Latina del Banco Mundial, a publicarse el próximo mes de julio.

Casilda agrega que lo que queda del tejido empresarial en Nicaragua es muy frágil, ya que está compuesto, sobre todo, por microempresas, en un país en donde más del 60% del empleo es informal. Así, «lo único que le queda al país son las remesas de sus emigrantes y exiliados”, subraya Casilda Béjar. 

¿Por qué llegó Nicaragua a este nivel de deterioro político, económico y social? «A pesar de que el régimen lleva endureciendo las medidas represivas desde 2018, el mundo se hizo el distraído”, dice a DW Désirée Reder, investigadora del Instituto Alemán para Estudios Globales y regionales (GIGA), con sede en Hamburgo, y recuerda que «entre 2018 y 2021 Estados Unidos ha impuesto sanciones a al menos 26 personas y siete empresas relacionadas con el gobierno. La UE, el Reino Unido y Suiza han sancionado conjuntamente a 18 funcionarios policiales y Canadá ha impuesto 9 sanciones”.

Alemania cesó cooperación bilateral, pero no humanitaria

A esas sanciones se suma el hecho de que agencias de cooperación para el desarrollo, como la alemana GIZ, han cesado su trabajo bilateral. «La violenta represión de las protestas de los nicaragüenses llevó a ese cese en 2018, aunque Alemania no lo dijera expresamente”, apunta Reder, quien agrega que, no obstante, «Alemania sigue aportando a proyectos que benefician a la población a través de la Unión Europea y el Banco Mundial, además de que la ayuda entre ciudades hermanas continúa”. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *